«Antes» y «después» de mi entrada

Pues ya estamos a miércoles otra vez, así que toca post! Hoy os traigo el «antes» y «después» de mi entrada, como siempre, primero os dejo las fotos del antes y voy comentando por partes.

La entrada de mi casa antes de la transformación
Detalles previos a la transformación

Bueno pues aquí os presento la entrada de mi casa en sus inicios…y como pasaba en mi dormitorio antiguo, NO ME REPRESENTA NADA, jajaja, yo no sé en que estaría pensando pero no le veo sentido alguno, feo tampoco es pero no es mi estilo para nada.

En su momento me pareció buena idea hacerme con esa cómoda blanca que era extensible a dos metros, me pareció muy buena opción para cuando viniese gente a casa. La compré en Privalia.

Otra cosa que no entiendo de mi misma, compré como un millón de vasos, un millón de copas, platos de pizarra,… como si mi casa fuese la de la Preysler y fuese a hacer guateques todos los fines de semana, y no! jajaja.

Por otro lado las estrellas son de Ikea, pero son de navidad. Lo que pasa que me parecieron monas y ahí se quedaron durante dos años, en pleno agosto y yo con las estrellas de navidad, así soy yo!

Cuando cambié la habitación Hannun se puso en contacto conmigo, que como ya sabéis colaboré con ellos con el cabecero, me propusieron otra colaboración, y me pareció el momento de continuar la transformación de mi casa hacia mi estilo.

Así que les pedí su famosa estantería Eru, que la tienen en diferentes alturas y la gente le da múltiples usos, lo he visto mucho como zapatero.

Entrada con el mueble de Hannun sin retocar
La transición del hall

Cuando me llegó el mueble me encantó, pero yo lo quería en nogal envejecido y llegó en nogal, como os explicaba por instagram (podéis entrar pinchando y veis los stories destacados de «MI CASA» y ahí os cuento también) la diferencia es que el nogal es un color miel, un poco amarillento, y el nogal envejecido es más marrón.

Y ese color no me encajaba pero ya sabéis aquello de «a caballo regalado no le mires el diente» pues eso! que decidí que ya lo apañaría yo.

Y ya sabéis que pasó no? pues efectivamente que así se ha quedado un año entero! jajajaja, es lo típico además que al estar en la entrada lo ves todo el rato, y todo el rato piensas «esto no pega» pero oye que me pudo la pereza y la falta de tiempo.

Hasta que por fin la semana pasada lija en mano dije «esta es la mía» y me dispuse a ello.

Y llegó el cambio
Mi hall a dia de hoy
Detalles de la entrada actual

Si os soy sincera viendo mi historial con el bricolaje (traspaso la pared con un taladro, me abraso literal un dedo con una pistola de silicona…) no daba un duro porque me quedase apañado, así que estoy más que orgullosa de mi misma.

Lo único que hice es con la lijadora eléctrica (la compré en Leroy Merlin cuando lijé los palés de la terraza hace 4 años) darle por las esquinas y cantos más a fondo y al resto de la tabla le iba dando de manera irregular para generar ese efecto de envejecido, es muy fácil, si yo he podido hacerlo creedme que cualquiera puede.

Una vez terminado le di una capa de barniz mate incoloro (de Leroy Merlín también) para proteger un poco la madera sobretodo a la hora de fregar el suelo (la tabla de abajo) y de usar la parte de arriba que siempre dejo las llaves y el bolso ahí.

Luego comentaros que lo de la pared son manteles individuales de Ikea, son muy baratos y quedan bastante bien.

Alguna que otra me habéis escrito por Instagram para decirme que ahí quedaría ideal un espejo y estoy de acuerdo (lo pensé de primeras), pero el problema es que en la pared contigua ya tengo uno de cuerpo entero y veo demasiado espejo para un espacio tan reducido, así que me gusta como esta así.

Y por hoy esto es todo amigos! Espero que os guste y que os sea de utilidad!

Os deseo una muy buena semana y os mando un beso enorme!

Gracias por estar al otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *